Al momento de ocupar los apartamentos, no estaban habilitado para conectarse a ningún servicio cuentan los residentes.

Por Héctor de la Cruz

SANTO DOMINGO.- Estafados dicen sentirse un grupo de personas que invirtieron todos sus ahorros en la compra de un apartamento en el cual tuvieron que mudarse por la fuerza ya que la constructora tenía unos cuatro años de retraso y no quería entregarle lo poco que habían construido.

Piscina, área de esparcimiento y verja perimetral, fueron algunos de los atractivos que supuestamente le ofreció la inmobiliaria Brunes Invesments S.R.L. a un grupo compradores, pero cuando se mudaron dicen que solo habían cuatro paredes prácticamente vacías.

Al momento de ocupar los apartamentos, no estaban habilitado para conectarse a ningún servicio cuentan los residentes.

Explica que todo esfuerzo y ahorra de su trabajo en Estados Unidos lo invirtió en esa vivienda para tener un lugar donde pudiera vivir su retiro, pero que la llegar al país se dio cuenta que nada de lo que le ofrecieron era cierto.

Los residentes dicen que han agotado todos los recursos posibles para que la constructora le entregue lo prometido, pero todas las diligencias han sido infructuosas.