El documento detalla que Cueva, de 30 años, murió por “shock hemorrágico por herida corto penetrante de arma blanca en región torácica”.

Por: Sandy Cuevas.

SANTO DOMINGO.- El confeso homicida del joven Jesús Cuevas, quien estaba desaparecido desde el 6 de octubre, reveló ante las autoridades que apuñaló hasta la muerte a su víctima desde aquella fecha y luego la descuartizó y ocultó en un tanque que conservó en una habitación de su casa.

El hedor emanado desde la casa del confeso homicida, Francisco Javier García Quezada, fue lo que condujo a los vecinos a llamar a Salud Pública y así las autoridades encontraran en una funda negra dentro un tanque azul, los restos de Jesús Cuevas, quien fue visto por última vez el 6 de octubre cerca de un centro comercial ubicado en la avenida Winston Churchill.

El propio victimario detalló que desde el mismo 6 de octubre, luego de convencer a Cuevas de ir a su casa en el barrio San José de la capital, lo apuñaló, lo desmembró e introdujo en un tanque, al que selló con cinta adhesiva, según el acta del interrogatorio al que tuvo acceso Noticias SIN.

El documento detalla que Cueva, de 30 años, murió por “shock hemorrágico por herida corto penetrante de arma blanca en región torácica”.

Digo Pesquerira, vocero de la Policía Nacional, detalló que en la vivienda del confeso homicida fueron encontradas varias herramientas, como segueta, martillos y cuchillos, que podrían ser evidencia del homicidio.

Luego de haber confesado el crimen, García continuará bajo interrogatorios por parte de la Fiscalía del Distrito Nacional, que trata de esclarecer el móvil del crimen.

Mientras, vecinos del confeso autor del homicidio detallan que desde hacía varios días habían percibido algo extraño en la casa de García Quezada.

Tras conocer la tragedia, los familiares de la víctima esperan justicia y dar sepultura a su pariente.