Autoridades dominicanas afirmaron que no hubo injerencia en territorio haitiano durante los violentos incidentes escenificados en el paso fronterizo.

SANTO DOMINGO, DOMINICANO.- El ministro del Interior de Haití Jean Marie Reynaldo Brunet, informó que el ministro de Asuntos Exteriores de su país convocó al embajador dominicano en Haití, Alberto Despradel, para hablar sobre los violentos incidentes en el paso fronterizo.

Autoridades dominicanas afirmaron que no hubo injerencia en territorio haitiano durante los violentos incidentes escenificados en el paso fronterizo.

“El presidente también quiere una investigación preliminar sobre el incidente para decidir qué acciones diplomáticas adoptar’’, dijo el ministerio de Interior en una nota de prensa.

Según la información recabada por el ministro, los soldados dominicanos dispararon contra hombres en respuesta a los disparos de un ciudadano haitiano en la que seis personas fueron heridas.

Este domingo, celebraron una reunión de alto nivel con el Primer Ministro, el Alto Estado Mayor de la Policía Nacional de Haití, los Ministros de Justicia, Asuntos de Interior y Asuntos Exteriores sobre el tema fronterizo al que llama violación territorial por el ejército dominicano.

"Lo que sucedió este sábado es inaceptable, el estado haitiano debe fortalecer su presencia en la frontera, asegurar vidas y propiedades, defender nuestros intereses”, dijo Renald Luberice, asesor político del presidente haitiano.

Una delegación del gobierno de Haití, que incluía el primer ministro saliente Jack Guy Lafontant, el Ministro del Interior Reynaldo Marie Brunet y el director general de la Policía Nacional de Haití (PNH) Michel Ange Gedeón visito hoy, la frontera haitiano-dominicana tras el ataque liderado por soldados dominicanos en el punto fronterizo de Belladère.

Por su parte, el presidente de Haití, Jovenel Moise, en un tweet, llamó a la población a la calma y la serenidad. Asimismo, el Jefe de Estado informó que se dieron instrucciones a las autoridades competentes para acompañar a las víctimas y los habitantes de las zonas fronterizas.