Algunos inmigrantes insisten, sin embargo, que mientras Puerto Príncipe enfrenta problemas, muchos pueblos en zonas rurales están bajo control.

Por Gabriela Andújar

SANTO DOMINGO.- Los problemas en los servicios de las compañías telefónicas, la inseguridad en las carreteras y la reducción del transporte impiden a miembros de la comunidad haitiana el país comunicarse con sus familiares en Haití y les dificultan el envío de remesas.

Aunque este fin de semana Lovely Cadet pudo hablar con su hermana por celular, aseguró que la comunicación cada día es más difícil e incluso ya ha habido protestas callejeras en Puerto Príncipe en contra de la inestabilidad del servicio de la principal empresa telefónica de Haití.

Además de los problemas de las telecomunicaciones debido a que las compañías carecen de combustible para encender sus plantas de energía, los inmigrantes haitianos también enfrentan dificultades para el envío de mercancías y remesas desde Santo Domingo debido a la reducción del transporte colectivo.

Algunos inmigrantes insisten, sin embargo, que mientras Puerto Príncipe enfrenta problemas, muchos pueblos en zonas rurales están bajo control.

 

Algunas gasolineras de Puerto Príncipe recibieron el carburante este domingo, el cual tuvo que ser escoltado por la Policía Nacional, a fin de garantizar su seguridad en el trayecto y su llegada al destino final.