SANTO DOMINGO, República Dominicana.- De una manera inusual, dos hermanos venezolanos se ganan la vida en los semáforos de las principales avenidas de esta Capital, tras la situación política y económica que vive su país se vieron obligados emigrar a la República Dominicana.

Huyendo de la crisis económica que afecta Venezuela en los últimos años, José Ángel y Yermahin Solorzano llegaron al país caribeño a cumplir sus sueños de progreso.

Durante un mes en suelo dominicano, ya han sido contratados para armonizar fiestas y han hecho contacto con algunos de sus paisanos, quienes prometieron ayudarles, expresaron.

Aunque uno es enfermero y el otro técnico en electromecánica de profesión, los extranjeros promocionan sus servicios de entretenimiento  en las redes sociales, que va desde equilibristas, ilusionistas y malabaristas.

Los jóvenes aspiran a regular su situación migratoria con el objetivo de salir adelante en un país que describieron como solidario.