El joven empresario de informática agregó que lo primero que hicieron fue hacerle una radiografía que determinó que no tenía ningún daño. Aun así el médico que le atendió procedió a inyectarle un supuesto antiinflamatorio, para curar cualquier molestia posterior.

SAN JUAN.- Tras acudir con una pequeña molestia en una pierna a la Clínica Santo Tomás de Barahona, un hombre denunció que estuvo a punto de perderla tras recibir una inyección.

Eulys Manuel Peña, dijo que llegó por sus pies al centro médico donde le aplicaron un esteroide que le ha marcado para siempre.

El joven empresario de informática agregó que lo primero que hicieron fue hacerle una radiografía que determinó que no tenía ningún daño. Aun así el médico que le atendió procedió a inyectarle un supuesto antiinflamatorio, para curar cualquier molestia posterior.

Tras la inyección salió caminando, pero por el camino tuvo que pedir auxilio para poder llegar. Al notar la gravedad de la dolencia acudió a un centro médico en Santo Domingo, donde la sacaron alrededor de 100 c. c. de sangre purulenta.

En tal Sentido Eulys Manuel Pela ha procedido a demandar dicha clínica y a los médicos que lo intervinieron por los daños que les han ocasionado. Dijo que a partir de ese momento no ha vuelto a ser la persona productiva que era, incluso se perdió varios trabajos que tenía pendientes.

Expresó, que otros ciudadanos han sido afectados con ese mismo procedimiento en ese mismo centro de salud. A la vez que llamó al Ministerio de Salud a tomar carta en el asunto con dicho establecimiento de salud para que no continúen ocurriendo hechos iguales.