SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Hoy también concluye el remozamiento a la Plaza de la Bandera, ubicada en la intersección de las avenidas 27 de Febrero y Luperón. Con una inversión de aproximadamente 40 millones de pesos es remodela la Plaza.

La obra fue reconstruida por el  Consorcio Balanche Arte Mármol y supervisada por su creador original el arquitecto Cristian Martínez.

Explicó que los trabajos de remozamiento incluyen las jardinerías y las terrazas, la construcción de una acera perimetral para peatones y la eliminación de las fuentes de agua.

El funcionario manifestó que las cuatro escalinatas de la Plaza de la Bandera fueron reconstruidas.

Dijo que las fuentes serán eliminadas debido a que se han convertido en un criadero de sapos y mosquitos.

El director de OISOE dijo que las terrazas fueron cambiadas debido a que están muy deterioradas por lo que se procedió a sustituir las piezas en mal estado.

Reveló que el gigantesco arco de la Plaza de la Bandera se remozó en términos arquitectónicos igual que la parte ornamental del monumento.

Aclaró que la acera perimetral fue construida para que los peatones puedan circular sin necesidad de penetrar al interior de la Plaza, como ocurre actualmente.

La Plaza de la Bandera fue construida por el gobierno del doctor Joaquín Balaguer en  1978, en el sector de Herrera donde fueron levantados otros edificios que sirven de alojamiento al ministerio de las Fuerzas Armadas, la Junta Central Electoral, el Instituto de Estabilización de Precios (Inespre) el Instituto Agrario Dominicano (IAD) y el Centro de Importación e Inversión.

El 14 de febrero de 1997 a la plaza le fue cambiado el nombre de Plaza de la Independencia por el de Plaza de la Bandera.

Se recuerda que en ese lugar fue donde el papa Juan Pablo II ofició una misa ante  miles de personas el 25 de enero de 1979.

Vista desde el aire, la Plaza de la Bandera tiene la forma de una cruz latina y en la parte central el monumento a la Patria representado por una réplica del Arco del Triunfo.

A los lados, la Plaza tiene a los ángeles que representan la Gloria y el Honor y al centro una escultura que simboliza la madre patria, elaborada por el escultor Juan de Avalo. La escultura de la Madre Patria sostiene al soldado caído.