El juez del Juzgado de Atención Permanente del Distrito Nacional, dictó un año de medida de coerción a los imputados vinculados a la muerte del joven David.

SANTO DOMINGO.- Un día como hoy el joven David de los Santos Correa, quien falleció tras ser golpeado brutalmente mientras se encontraba detenido en el destacamento policial del sector Naco de esta capital, estaría cumpliendo sus 25 años de edad.

Según informó una fuente a Noticias SIN, los familiares tenían muchos planes para celebrar el aniversario de David. Este 15 de julio la tristeza y la nostalgia invade los corazones de sus seres queridos.

El pasado mes de abril la tragedia llegó a la puerta de la familia Santos Correa, cuando el jueves 28 de abril se enteraron de que el joven estaba detenido supuestamente en el cuartel policial del Distrito Nacional, pero la realidad era que David se debatía entre la vida y la muerte en un hospital tras ser abandonado a la suerte por miembros de la Policía Nacional.

Hasta el momento no se ha esclarecido el motivo real de la brutal golpiza que recibió el joven maestro dejando a toda la sociedad indignada, y sobre todo, a su familia sin su ser querido y encerrada en un abismo.

Sobre el hecho

Todo inició con un incidente en Ágora Mall el pasado 27 de abril en hora de la tarde que provocó que fuera esposado y conducido al destacamento de la Policía Nacional del Ensanche Naco, luego que supuestamente se pusiera violento.

Según versiones de un testigo, cuando David llegó al cuartel se encontraba tranquilo, pero se habría resistido a ser introducido en la celda, por lo que alegadamente los policías de turno lo esposaron y lo empujaron a la cárcel.

Luego se recostó de una pared y gritaba, lo que habría molestado a Santiago Mateo Victoriano, Michael Pérez Ramos y Jean Carlos Martínez Peña, otros detenidos, lo que generó un altercado.

Supuestamente, la situación provocó que estos desataran su furia contra David aprovechando que éste se encontraba esposado e indefenso, propinándole golpes a patadas, puños y lo que había dentro de la celda, entre otras torturas.

“Diablo manito nos involúcrate, por tu culpa, nosotros estábamos durmiendo tranquilos, por eso te vamos a matar", dijo el testigo que uno de los tres hombres le expresó a David al momento de iniciar la brutal golpiza que lo dejo sangrando, tendido en el piso e inconsciente.

El hombre afirma que en un momento de la noche uno de los agentes del destacamento fue a ver qué pasaba en la celda y los agresores dijeron que no pasaba nada, lo amenazaron a él para que no hablara, por lo que el policía se marchó sin percatarse de la situación, hasta la mañana del 28 de abril cuando ingresaron a la celda y vieron a David ensangrentado en el piso.

El testigo sostuvo que los reos le dieron la versión a la Policía de que el propio David se había ocasionado los golpes que presentaba y nuevamente le indicaron callarse, lo que dice hizo por miedo a ser agredido también, y que posteriormente los agentes le quitaron las esposas, lo bañaron y lo pusieron en una silla.

Esa misma mañana las autoridades solicitaron la asistencia del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1, los que trasladaron al detenido al hospital Francisco Moscoso Puello.

Más tarde, la familia de David se comunicó con el destacamento, donde le comunicaron que se encontraba detenido allí y que podían ir al día siguiente a verlo, según contó su hermana Sugeidy.

A acudir el 29 de abril al destacamento de Naco es cuando se le comunica que su hermano había sido trasladado al centro de salud, pero que se encontraba bien y que más tarde se lo entregarían e intentaron que firmaran un documento en el que certificaban que David había sido recibido por la familia en buen estado.

Otros familiares fueron al hospital encontrando a su pariente golpeado y con traumas, por lo que fue trasladado al hospital Doctor Darío Contreras, donde el primero de mayo fue declarado muerto.

El informe preliminar de la autopsia describe que, externamente, la víctima presentó abrasión en región frontal derecha, edema palpebral bilateral, hemorragia conjuntival, contusiones con abrasiones en codos, abrasiones circulares en ambas muñecas, edema en ambas muñecas y dorso de manos, abrasiones en hipocondrio y flanco lado derecho, región dorsal, lumbar y piernas, epidermólisis en muñecas, dorso de manos, escroto y región lumbar, ocasionándole un trauma contuso craneoencefálico severo que le provocó la muerte.

Entre los policías que tienen vinculación en el caso están el capitán Domingo Alberto Rodríguez , el segundo teniente Germán García de la Cruz, el cabo Alfonso Decena Hernández y el raso San Manuel González García, a quien el Ministerio Público le acusa de haber tenido conocimiento y haber participado de manera activa en para aportar las condiciones que generaron la mortal agresión.

Imputados

El juez Pablo Imbert Rosario, del Juzgado de Atención Permanente del Distrito Nacional, dictó el 27 de mayo un año de medida de coerción a los imputados vinculados a la muerte del joven David de los Santos, acogiendo la solicitud del Ministerio Público.

A la cárcel de Najayo fueron enviados los civiles Santiago Mateo Victoriano, Michael Pérez Ramos y Jean Carlos Martínez Peña.

En tanto el capitán Domingo Alberto Rodríguez y el segundo teniente Germán García de la Cruz, cumplirán un año de prisión preventiva en la cárcel de Operaciones Especiales.

Asimismo, al cabo Decena Hernández y el raso San Manuel González García se les dictó arresto domiciliario.

Tras la decisión del juez la madre de David de los Santos aún pide a gritos que la justicia llegue hasta el último responsable de la muerte de su hijo.