Miguelina Gómez Santana, compareció este miércoles ante la oficina de atención permanente del Distrito Nacional.

SANTO DOMINGO.- Grilletes electrónicos limitados a su residencia, impedimento de salida, presentación periódica y garantía económica de un millón de pesos como medidas de coerción le fueron impuestas a Miguelina Gómez Santana, única detenida por el presunto fraude en contra 283 miembros de la denominada familia Rosario.

Gómez Santana, compareció este miércoles ante la oficina de atención permanente del Distrito Nacional, donde fueron conocidas las medidas.

El principal imputado del caso, el abogado Johnny Portorreal, quien aún permanece prófugo, les habría cobrado distintos montos a más de 200 miembros de la familia Rosario para supuestamente reclamar en su nombre una herencia por un valor de 13 trillones de euros.