Aun con acceso a la tecnología en sus casas, algunos padres sí consideran pertinente que sus hijos retomen los hábitos escolares.

Por Gabriela Andújar 

SANTO DOMINGO.- Ante este repunte de la pandemia y el inminente regreso a clases presenciales previsto para el próximo lunes, crece la incertidumbre entre los padres de familia de barrios del Gran Santo Domingo que deberán decidir si sus hijos continúan el resto de año escolar con la docencia a distancia o los envían a las escuelas, muchas de las cuales aún no concluyen su acondicionamiento para recibir a los alumnos.

Debido al repunte del Covid-19 en el Gran Santo Domingo, doña Ana María Moreta ya tomó una decisión: no enviará a la escuela a sus nietas que cursan el segundo y sexto grado de primaria en una escuela del barrio San José, en la capital.

Al igual que Moreta, que califica como inoportuno abrir las aulas cuando sólo faltan dos meses para concluir el año escolar, Sergio Santo prefiere que su hija de 14 años continúe con la enseñanza a distancia.

Aún con acceso a la tecnología en sus casas, algunos padres sí consideran pertinente que sus hijos retomen los hábitos escolares.

Pese a la cuenta regresiva para la reapertura de las aulas, varios centros educativos de la capital aún no se encuentran aptos para recibir alumnos.

Tras reconocer que el Gran Santo Domingo vive un repunte de la pandemia, el presidente Abinader ratificó el plan de re-apertura escolar.

El retorno a las aulas el 25 de mayo será gradual, comenzando con los estudiantes de inicial y básica y además continuará la modalidad virtual para quienes opten por dejar a sus hijos en casa.