La FAO, así como lo ha dicho la Organización Regional de Sanidad Animal (OIRSA) ha reitera que la peste porcina africana no representa ningún riesgo a la salud humana.

SANTO DOMINGO.- El director del Instituto Nacional de Estabilización de Precios (Inespre), Iván Hernández Guzmán, informó que la institución estudió la posibilidad de realizar  compras masivas de cerdos para vender a bajo costo a la población.

Lo dijo, en respuesta a preguntas relacionadas con la posibilidad de que si llegara a producirse una baja en la petición de la carne, los cerdos podrían acumularse en las granjas comerciales y consecuentemente generarse una sobreproducción.

Eso puede darse cuando la oferta se eleva o se mantiene al mismo nivel, frente a una demanda colocada a la baja. Es un temor que han manifestado ya entidades como la Asociación Dominicana de Granjas Porcinas (Adogranja).

Hasta el lunes, la peste porcina se había detectado en once provincias del país, en crías traspatio, informales o domésticas (no en granjas comerciales), han dicho las autoridades del Ministerio de Agricultura y de la Dirección de Sanidad Animal, apéndice de la Dirección General de Ganadería (Digega).

El gobierno ha dejado claro que aunque un cerdo contagiado con PPA no contagia a los humanos si se consumiera, se ha optado por eliminar a aquellos que tengan el virus, para de esa forma evitar que un mal manejo de la carne pueda infectar a cerdos que están sanos.

“Esto se hace, por ejemplo, para evitar que, incluso, una porción de ese cerdo al ser trasladada de un lugar a otro pueda complicar la situación”, dijo una persona vinculada al sector.

También expresó que “yo pudiera decidir que me voy a comer un cerdo que se ha determinado que tiene peste porcina, y esa carne no hacerme daño, porque el virus no se traspasa a las personas; pero yo no sé lo que hará una persona con una porción de carne que yo le regale… simplemente puede colocarla en un lugar inapropiado, donde hay cerdos sanos o enviarla a otro pueblo a un familiar donde hay cerdos en crianza y éstos verse bajo la amenaza. Para evitar el riesgo de contagio se decidió eliminar a los infectados”.

La compra de cerdo por el gobierno

En el segundo boletín oficial sobre la PPA, ofrecido a media mañana del lunes, se informó que entre las provincias con focos de cerdos infectados figuraban Monte Cristi, Sánchez Ramírez, La Vega, Santiago, Hermanas Mirabal, Elías Piña, San Juan y el Distrito Nacional. No se ofreció el nombre de las restantes provincias que completan las once. “Estamos investigando epidemiológicamente el origen de la enfermedad”, explicó el doctor Núñez, en el momento.

El precio que  pagará el gobierno al criador de los cerdos que se eliminen por estar afectados de Peste Porcina Africana (PPA) será el precio del mercado y dentro de ese mercado la cotización va a depender del tipo de animal, atendiendo a varias condiciones o categorías.

Si se trata de cerdos pequeños (de detete), que aunque no tienen el kilaje o kilos suficientes cuestan más que los que pesan, el precio estipulado es uno distinto a cuando se trata de una cerda madre o un cerdo de engorde con condiciones para la comercialización en carnicería.

En términos concretos, lo que hará el gobierno es que si por estar afectado por el virus, un productor tiene que eliminar uno de los citados animales y ese animal tenía un valor de mercado, por ejemplo de RD$10,000, eso se le entregará al dueño de ese animal, según explicaron en rueda de prensa el ministro de Agricultura, Limber Cruz, y el administrador general del Banco Agrícola,  Fernando Durán.

La alerta de la FAO

Desde Santiago de Chile,  la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) alertó a los países de las Américas la necesidad de tomar medidas de prevención ante la reciente detección del primer caso de peste porcina africana en la región, descubierto en cerdos domésticos de República Dominicana, el pasado 28 de julio.

Sin embargo, la FAO, así como lo ha dicho la Organización Regional de Sanidad Animal (OIRSA) ha reitera que la peste porcina africana no representa ningún riesgo a la salud humana, ni por contacto directo con animales infectados, ni por medio del consumo de algún producto de origen porcino.

“La enfermedad ahora se encuentra en todos los continentes del mundo. En África, Europa, Asia y del Pacífico y ya afecta a más de 50 países, perjudicando su seguridad alimentaria, los medios de subsistencia que dependen de la cadena de valor de la porcicultura, y la biodiversidad, ya que la enfermedad impacta sobre la fauna silvestre”, apuntó la institución en un documento de prensa.

Llamó a los países a activar y revisar rápidamente sus planes de contingencia o de respuesta de emergencia a peste porcina africana para prevenir o rápidamente controlar cualquier brote, debido a que existe un gran riesgo de que la enfermedad se disemine progresivamente al resto de la región.

¿Qué se recomienda?

  • Reforzar los controles fronterizos para prevenir el movimiento de cerdos y productos porcinos.
  • Aumentar el control de objetos personales de los viajeros que regresan de República Dominicana. No se debe permitir que estos viajeros visiten granjas ni bosques.
  • Reforzar las medidas de bioseguridad en las explotaciones porcinas.
  • En caso de sospecha de un caso, se debe cercar todos los cerdos de una explotación a sus corrales o confinarlos en otros locales donde sea posible aislarlos.
  • La alimentación con sobras de comida debe ser desaconsejado.
  • Aumentar la vigilancia, específicamente la notificación y pruebas a porcinos enfermos o muertos, incluso ferales y libres.
  • Reforzar la sensibilización y comunicación de riesgos sobre la peste porcina africana a productores, veterinarios, cazadores, empleados de mataderos y otras partes interesadas de la cadena de producción.