Los actos de saqueo y violencia que se han registrado en el vecino país generan preocupación a los inmigrantes haitianos.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La crisis que vive Haití también se ve reflejada en Santo Domingo, donde un ambiente de preocupación se vive entre inmigrantes del vecino país que tienen sus negocios en el Pequeño Haití y siguen con atención los hechos de violencia que han dejado varios muertos en su nación.

Los actos de saqueo y violencia que se han registrado en el vecino país generan preocupación a los inmigrantes haitianos.

Temen que los actos vandálicos continuarán, al considerar que el pueblo no recibe ningún beneficio del gobierno y la desesperación los ha llevado a realizar las manifestaciones.

Sin embargo otros consideraron que esos actos son perpetrados por vándalos enviados por la oposición.

Para algunos, esas protestas representan problemas para los negocios entre República Dominicana y Haití, ya que aseguran que los más grandes mercados se suplen de ellos y viceversa.

Guardan la esperanza de que se calmen la situación.

Varios de los inmigrantes manifestaron su preocupación porque tienen familiares en Haití.

Algunos de los extranjeros con comercios en el Pequeño Haití prefirieron no emitir juicios sobre el tema, mientras que otros alegaron ni tener conocimiento de la situación.