Luego de varias semanas en las que infructuosamente trató de vacunarse, doña Eufemia de Jesús Cruzey, de 88 años, recibió la primera dosis.

SANTO DOMINGO.- Una anciana de 88 años que no había sido vacunada contra la covid-19 por carecer de cédula de identidad no sólo fue inoculada tras un reportaje de Noticias SIN, sino que la Junta Central se comprometió a revisar su estatus y su caso sirvió para que la autoridades de Salud anunciaron que inmunizarán a toda la población que enfrente situaciones similares.

Sin embargo, los cañeros que han vivido por décadas en el país y carecen de cédula, insisten que les niegan la vacunación.

Luego de varias semanas en las que infructuosamente trató de vacunarse, doña Eufemia de Jesús Cruzey, de 88 años, recibió la primera dosis.

Inmediatamente después de enterarse de la situación gracias a un reportaje de Noticias SIN, el ministro de Salud, Daniel Rivera, ordenó que Cruzey fuese vacunada el sábado y también anunció que todo aquel que no tuviera documentos de identidad y fuese acompañado con un pariente que sí tuviera cédula sería inoculado.

Pese al anuncio del ministro de Salud, las dificultades permanecen en los centros de vacunación para las personas que carecen de cédula.

Aseguró que cerca de los 50 mil cañeros y sus descendientes, sólo 93 han sido vacunados.

Similar situación atraviesan venezolanos que aún no concluyen los trámites de residencia.

Además de ser vacunada la primera dosis, doña Eufemia de Jesús recibió esta tarde otra buena noticia. A su casa en La Pared de Haina llegó una comisión de la Junta Central para comenzar el proceso y así dotarla de su documento de identidad.

Ahora doña Eufemia de Jesús Cruzey exhorta a los jóvenes que permanecen renuentes a vacunarse a acudir al centro más cercano y someterse al proceso de inoculación.