PARÍS, Francia.- Una niña de tan solo cuatro años de edad vivió una gran aventura en Francia, sin que nadie se haya percatado de que viajaba sola, según informa Infobae.com.

La historia comienza cuando acompañaba a su hermana mientras hacía compras en Colombes, en las afueras de París. En ese momento se perdió de vista con su monopatín.

Tras avisar a la policía, la niña fue ubicada dos horas después en una estación muy concurrida, la Saint-Lazare, en la capital francesa.

Los padres de la niña la describieron como "muy desenvuelta". Y es debido a eso que habría logrado subir a un tren en Colombes y llegar hasta el centro de París.

En la estación de Saint-Lazare fue encontrada por la policía en la sala de espera.