A ocho meses de la llegada del COVID-19 al país, las autoridades siguen insistiendo a la población en que usen mascarillas y eviten aglomeraciones, violaciones que se mantienen constantes y reiterativas a pesar de las 2,192 muertes y los 120,450 contagios reportados.

SANTO DOMINGO.- A ocho meses de la llegada del COVID-19 al país, las autoridades siguen insistiendo a la población en que usen mascarillas y eviten aglomeraciones, violaciones que se mantienen constantes y reiterativas a pesar de las 2,192 muertes y los 120,450 contagios reportados.


Ante este panorama el Ministerio de Salud Pública anunció hoy que desplegarán 300 inspectores para vigilar el cumplimiento de estas disposiciones en los establecimientos comerciales, a fin de terminar con las multitudes y reducir los contagios.


"Advertimos a todos los negocios que se acojan a los protocolos", dijeron los funcionarios al anunciar la entrada en vigencia de certificaciones en las que se establecerá la cantidad de personas que podrían estar dentro de cada establecimiento.