Wilson Gómez Ramírez, presidente del organismo, se pronunció a favor de que prevalezca el Tratado de Paz y Amistad Perpetua y Arbitraje entre RD y Haití, suscrito en el 1929.

SANTO DOMINGO.- Las intenciones del gobierno haitiano de desviar el río Masacre fueron deploradas por el Instituto Duartiano y aseguró que la construcción constituye una provocación en contra de los dominicanos.

Wilson Gómez Ramírez, presidente del organismo, expresó que esa acción es propiciada por el presidente del vecino país, Jovenel Möise, quien lanza al ruedo la canalización de este río, procurando con ello la cohesión interna para reponerse políticamente ante las fuertes protestas de ese pueblo en su contra, lo que constituye un comportamiento impropio, oportunista e irresponsable.

Ramírez se pronunció a favor de que prevalezca el Tratado de Paz y Amistad Perpetua y Arbitraje en República Dominicana y Haití, suscrito por ambos países en el 1929 y su Protocolo de Revisión de 1936, que contiene en el artículo 10 que “en razón de que ríos y otros cursos de agua nacen en el territorio de un Estado y corren por el territorio del otro o sirven de límites entre los dos Estados, ambas partes contratantes se comprometen a no hacer ni consentir ninguna obra susceptible de mudar la corriente de aquellas o de alterar el producto de las fuentes de las mismas”.

En una reunión con directivos en el parque Duarte, Ciudad Colonial, afirmó que: “El artículo 11 de la constitución dominicana indica que el uso sostenible y la protección de los ríos fronterizos, de la carretera internacional y la preservación de los bornes fronterizos utilizando puntos geodésicos, se regulan por los principios consagrados en el referido Tratado de 1929 y en el indicado Protocolo de Revisión de 1936”.

El presidente de la entidad también abogó por que el presidente de la República, Luis Abinader, impulse de manera definitiva el proyecto del muro fronterizo, y en caso de que se necesite mayor presupuesto, el pueblo dominicano está en disposición para realizar aportes directos “solo habría que habilitar los mecanismos que permitan materializar o hacer efectivos tales aportes, los cuales no se harían esperar, toda vez que sobran los deseos”,

Asimismo, hizo referencia a los partos de nacionales haitianas en hospitales dominicanos y dijo que en lo que va de año los partos de haitianas superan a la de las dominicanas.

“Conforme a los datos estadísticos del Hospital Materno Nuestra Señora de La Altagracia, siendo el 53 por ciento de los nacimientos de haitianas, en cambio el 47 por ciento son de dominicanas; es decir, que de enero a marzo de este año nacieron en ese centro de salud 2,283 niños, y de estos 1,196 son niños haitianos, en tanto que, 1,050 son niños de madres dominicanas”, expresó Gómez Ramírez.

También dijo que cada cesárea cuesta casi RD$20,000 y si se presentan complicaciones puede llegar a los RD$60,000, mientras un parto normal alcanza los RD$15,000 y si se complica llega hasta los RD$25,000, más las situaciones de desnutrición y precaria salud de un alto porcentaje de las parturientas haitianas que van a los hospitales dominicanos.

“Nuestro presupuesto nacional se desangra, la partida hospitalaria, se ve seriamente afectada por esta situación, la cual no ha sido enfrentada por nuestras autoridades, solo en el 2019 el 58 por ciento de los partos fueron por cesáreas, considerada la cifra más alta del mundo, de acuerdo con el Colegio Americano de Ginecólogos Obstetras”, expuso.