El presidente de la entidad dijo “como es sabido, en otras oportunidades, soldados nuestros han perdido la vida, resultados heridos y desarmados por estos grupos que alimentan el odio desde Haití, muchas veces con el estímulo de quienes les cortejan y protegen desde la República Dominicana por medio de Ongs y de individuos comprometidos con esos intereses anti-dominicanos”.

SANTO DOMINGO.- El presidente del Instituto Duartiano, doctor Wilson Gómez Ramírez, deploró que un grupo de individuos de nacionalidad haitiana bajaran recientemente la bandera dominicana en el paso fronterizo entre Jimaní y Malpasse, e invocaran supuestos derechos territoriales de ese país en el lado que nuestro territorio.


“Esta

acción abiertamente provocativa, aunque parece un hecho aislado, se inscribe en

la tendencia sistemática de sectores de la vida haitiana que alimentan

actitudes hostiles contra la patria de Duarte, afirmó el Gómez Ramírez.


El

presidente de la entidad dijo “como es sabido, en otras oportunidades, soldados

nuestros han perdido la vida, resultados heridos y desarmados por estos grupos

que alimentan el odio desde Haití, muchas veces con el estímulo de quienes les

cortejan y protegen desde la República Dominicana por medio de Ongs y de

individuos comprometidos con esos intereses anti-dominicanos”.


El

también juez del Tribunal Constitucional consideró que las autoridades

haitianas siempre se han limitado a meras disculpas y lamentos, sin en ningún

caso aplicar sanciones ejemplares contra esas personas que incurren en acciones

claramente delictivas, para que tales castigos produzcan un efecto

intimidatorio capaz de disuadir conductas futuras en ese orden.


Añadió

que “los haitianos que bajaron la enseña tricolor dominicana en tierra

dominicana, incurrieron en el delito de ultraje a símbolo nacional, debieron

ser apresados por los militares en servicio y presentados a las autoridades

judiciales; y, en la eventualidad de que escaparan hacia territorio del vecino

país, correspondía al gobierno del país vecino aprehenderlos y entregarlos para

ser juzgados conforme a la ley número 210-19, sobre Símbolos Patrios, del 12 de

julio de 2019.


El

doctor Gómez Ramírez indicó que esta ley establece como castigo la pena de uno

a tres meses de prisión y multa de cinco a veinte salarios mínimos del sector

público, y recordó que la propia autoridad militar dominicana ha sido objeto de

reiteradas agresiones por parte antisociales haitianos.


El

magistrado rechazó de manera categórica lo que consideró como impropias estas

acciones motorizadas desde Haití, y llamó a las autoridades para que demanden

de manera enérgica que este hecho se investigue a fondo y haya sanciones

ejemplarizantes, de manera que se advierta el cese de la impunidad que ha

predominado en el marco de la autoridad haitiana, la cual nada ha hecho para

seriamente evitar que estos vergonzantes e irrespetuosos acontecimientos se

sigan repitiendo.