a Dirección General de Impuestos Internos (DGII), la Dirección General de Aduanas (DGA) y el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (INTRANT) acordaron designar tres comisiones que presentarán una propuesta para evitar la evasión, elusión tributaria o cualquier otro ilícito que se presente con el comercio de motocicletas.

SANTO DOMINGO. La Dirección General de Impuestos Internos (DGII), la Dirección General de Aduanas (DGA) y el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (INTRANT) acordaron designar tres comisiones que presentarán una propuesta para evitar la evasión, elusión tributaria o cualquier otro ilícito que se presente con el comercio de motocicletas.


Durante

el encuentro los principales temas tratados fueron las importaciones de piezas de motores, los pagos de deberes tributarios

de comercializadores e importadores y la carencia de documentación adecuada que

avale la adquisición de esas unidades de transporte a los fines de

fiscalización.


La

reunión fue realizada en la sede de la DGII y en ella participaron el director

de la entidad, Luis Valdez Veras; el director de la DGA, Eduardo Sanz Lovatón; el

director del INTRANT, Rafael Arias, así como especialistas de estas entidades.


En la

actividad se designaron técnicos de las tres instituciones para analizar todas

las aristas que presentan estos temas. Los especialistas se volverán a reunir

el lunes 21 de septiembre.


El

pasado año las motocicletas registradas en el país ascendían 2,573,494 para el

55% del parque vehicular.


Actualmente

en el sector de las motocicletas se generan tres situaciones. La primera es las

que están registradas en la DGII, que no han renovado placas. Luego las

registradas en la DGA, que no han sacado su marbete y la tercera, que no están

asentadas en ninguna de las dos instituciones citadas y que se presumen de

procedencia ilícita.


Entre

las sugerencias para regularizar el sector de motocicletas, se citaron

cualificar legalmente un plan en el cual se incluyan los importadores,

comercializadores y propietarios y aumentar seguridad en los puertos e

identificar procedencia de piezas que llegan al país.