Fachada AILA

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La Administración para el Control de Drogas, en inglés Drug Enforcement Administration, (DEA) por sus siglas en inglés, investiga un supuesto tráfico de drogas desde el Aeropuerto Internacional Las Américas (AILA) hacia el John F. Kennedy de Nueva York.

Según nuestro corresponsal Pavel Arias,  en las investigaciones sobre el caso participan además oficiales de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) y el Departamento Nacional de Investigaciones (DNI).

El pasado viernes 8 de este mes de mayo agentes de  la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (U.S. Customs and Border Protection, CBP) detectaron 24 libras de heroína y cocaína en un avión de la aerolínea Delta Airlines, que despegó del aeropuerto Las Américas, con destino al John F. Kennedy de Nueva York.

Dos días después de registrarse el caso, es decir el día 10 los agentes hallaron también en otro avión  de esa misma línea aérea que despegó del Aeropuerto Las Américas, de República Dominicana, cinco paquetes de cocaína ocultos en un baño de la aeronave.

Igualmente fue detectado en el Kennedy, de New York,  otro caso de droga a bordo de un vuelo comercial de otra aerolínea que despegó desde la terminal de Las Américas, cuya cantidad no fue revelada.

De acuerdo con los informes proporcionados, en las últimas horas empleados  en el aeropuerto Las Américas han sido investigados con relación al caso que mantiene preocupadas a las autoridades antidrogas norteamericanas.

Según los detalles ofrecidos,  las autoridades tienen la presunción de que empleados del aeropuertos habrían actuando en contubernios con representantes de redes de narcotraficantes que les permitieron el traslado de las drogas hacia territorio norteamericano.

Para detectar las drogas en los aviones los agentes federales de Nueva York, utilizaron  perros amaestrado K-9 que facilita el trabajo de los agentes en el hallazgo de drogas mediante el olfateo de maletas y bultos.

Según las autoridades los casos fueron desvelados  durante  operativos rutinarios hechos en aeronaves  proceden de países listados por Estados Unidos como principales puentes de narcotráfico internacional o productores de drogas.

Las líneas aéreas comerciales son penalizadas por La Administración de Seguridad en el Transporte (Transportation Security Administration, T.S.A.) con multas de  mil dólares por cada onza de droga transportada de manera ilegal hacia territorio estadounidense.

Para evitar estos casos las aerolíneas contratan su propia empresa de seguridad, en el caso de la aerolínea Delta Airlines, recibe los servicios de la empresa de seguridad privada colombiana, Longport Aviation Security que también le ofrece asistencia en materia de seguridad a otras empresas aéreas en la terminal aeroportuaria.