Más tranquilo, pero con la misma emotividad al expresarse, Jandy reiteró que continuará el legado de su padre.

SANTO DOMINGO.- Mientras familiares de la leyenda del merengue Johnny Ventura agradecieron el amor y apoyo expresado por el pueblo tras su partida inesperada el pasado miércoles, el presidente Luis Abinader pidió a la población imitar el ejemplo de vida dejado por el Caballo Mayor.

“Mi padre murió con ganas de seguir cantando”. Con estas palabras, el potro, como se le conoce a Jandy Ventura, hijo del Caballo Mayor, despidió a su padre en su último homenaje antes de partir hacia su morada eterna.

“A todo aquel que le ha dado el apoyo durante sus 64 años de carrera, le doy las gracias; a todo aquel que lo vio como adversario político pero que lo respeto, le doy las gracias; y le doy las gracias a ésta, su familia, que tuvo que aguantar todas las veces que mi papa salía de la casa a hacer diferentes cosas pero, sobre todo, a decirle a un pueblo que hay que respetar la constitución dominicana”, dijo Ventura.

Más tranquilo, pero con la misma emotividad al expresarse, Jandy reiteró que continuará el legado de su padre.

Mi papá no va morir, nosotros teníamos muchos planes. Terminamos  de hacer un estudio de grabación porque él tenía ganas No me voy a aprovechar de la muerte de mi papá, pero no le voy a quitar la oportunidad a todo su público de seguir escuchando su música”, reveló.

A las honras populares, acudió este sábado el presidente Abinader junto a la primera dama, Raquel Arbaje, quienes hicieron guardia de honor ante el ataúd.

El mandatario expresó sus condolencias a los familiares del merenguero a través de un emotivo mensaje, en el que resaltó las cualidades del artista y político, del que dijo siempre hizo el bien.

 “Hoy le damos ese último adiós, lo hemos llorado porque lo queríamos, porque le agradecíamos, porque nos tocó algo de nuestra vida. En la manera personal, a nuestras familias, nos tocó en la política y en todos los órdenes, especialmente defendiendo la democracia”, dijo.

Además de carrera artística, Johnny Ventura incursionó en la vida política del país, siendo diputado y alcalde de Santo Domingo durante el período de 1998 al 2002.

El mandatario pidió al pueblo dominicano que, a partir de ahora, recuerde al merenguero no con la tristeza que dejo su partido sino con la alegría con la vivió su vida.