Narra el expediente del Ministerio Público que "el hecho fue tan planificado que el imputado Miguel Cruz fue ese día vistiendo chaqueta color azul, cosa inusual en este, ya que acostumbra a ir solo en camisa".

SANTO DOMINGO.- En la solicitud de prisión preventiva como medida de coerción, el Ministerio Público afirmó que el ministro de Medio Ambiente, Orlando Jorge Mera, fue asesinado por negarse a otorgar permisos para importar más de cinco mil toneladas de baterías usadas a la empresa Aurum Gavia, S.A., el cual fue reintroducido luego de haber sido rechazado por no cumplir los requisitos legales.

Según el Ministerio Público el imputado Fausto Miguel Cruz se presentó al despacho del ministro Orlando Jorge Mera a las 10:50 minutos de la mañana del lunes con el propósito de quitarle la vida.

Narra que "el hecho fue tan planificado que el imputado Miguel Cruz fue ese día vistiendo chaqueta color azul, cosa inusual en este, ya que acostumbra a ir solo en camisa".

El expediente del Ministerio Público agrega que escogió esa vestimenta de forma estratégica con el propósito de ocultar el arma de fuego que llevaba encima y así cumplir su plan de asesinar al ministro Orlando Jorge Mera a quien le propinó seis disparos.

El funcionario se había negado a otorgar permisos para importar más de cinco mil toneladas de baterías usadas lo que provocó el enojo de imputado.

De acuerdo a la instancia depositada este miércoles y fijada para conocerse el jueves, aprovechando la confianza que le tenía el ministro Orlando Jorge Mera, Fausto Miguel Cruz utilizó una pistola Taurus calibre 380 para hacerle varios disparos que le causaron hemorragia, contusión y laceraciones en varias partes del cuerpo.

En ese momento su asistente escuchó al ministro decir “Miguel No”.

Dice el Ministerio Público que al escuchar la acción criminal, la seguridad del ante despacho trató de abrir la puerta, pero estaba cerrada por dentro y la situación fue aprovechada por el presunto asesino para salir por una escalera que ya conocía que era la vía más segura para escapar de la escena del crimen.

Sigue narrando el expediente que cuando la seguridad entró al despacho y vio al ministro muerto dio la alerta para que Fausto Miguel Cruz fuera detenido pero en medio de la confusión generada por la tragedia éste logró pasar desapercibido dentro de la multitud saliendo del Ministerio pero no pudo escapar de acuerdo a como había planificado su conducta criminal.

Esto así debido a que no pudo acceder a su vehículo que estaba en el sótano del edificio.

De acuerdo a la imputación antes de abandonar las instalaciones de Medio Ambiente, Cruz se comunicó tres veces con su hija Miguelina Alfonsina Cruz Gómez para que lo fuera a recoger, situación que evidencia que pretendía escapar luego del crímen.

Al no lograr ese propósito, abordó un motor que lo llevó a la Parroquia Jesucristo Sumo y Eterno con el fin de resguardarse.