Santo Domingo.- El abogado Julio Cury afirmó que es evidente que los miembros de la Junta Central Electoral (JCE) no deben ser dirigentes políticos porque tendrían sus simpatías comprometidas, y consecuentemente no ofrecerían las garantías necesarias de autonomía para poder cumplir sus elevadas funciones sin temor a riesgos o sospechas de parcialidad.


“La JCE es un órgano extra poder, definido por la propia

Constitución de la República como autónomo, es decir, llamada a obrar según su

criterio con independencia de opinión o del deseo de terceros. Su principal

función es la de velar para que los procesos electorales se realicen con

principios de libertad, transparencia y equidad”, expresó al ser entrevistado

en el programa Toque Final con Julio Martínez Pozo, que se transmite por Antena

7.


Al preguntarle si la objeción del principal partido de

oposición al doctor Román Jáquez para la presentación de la Junta Central

Electoral debe ser tomada en cuenta, fundamentada o no, Cury consideró que

Jáquez es un profesional íntegro que ha desempeñado sus funciones como

presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE) sin mayores reparos y

contratiempos.


“Yo podría decir que con su voto favorable el TSE ha

decidido con imparcialidad todos los procesos contenciosos electorales y

constitucionales en los que yo participé como abogado de una las partes

instanciadas”, indicó.


Explicó que la única objeción, que no sería justo que

recaiga exclusivamente sobre él, sino en el órgano colegiado que él preside, es

que haya acogido la excepción de inconstitucionalidad de las normas que

proscriben el transfuguismo en la Ley 15-19 sobre el régimen electoral.


Recordó además, que esa sentencia fue la que le permitió al

expresidente Leonel Fernández sortear el impedimento legal que pesaba sobre él

para aspirar a la Presidencia en el recién concluido torneo electoral.


“Fue una decisión desafortunada, que se dictó en el marco de

un proceso clandestino y montado con ese deliberado propósito por dirigentes de

la Fuerza del Pueblo. No hubo una verdadera contradicción entre las partes en

causa,  y eso pudo haber afectado la imagen

no solamente de Román Jáquez, sino de todos los jueces”.


En ese sentido, el jurista manifestó que no puede decir lo

mismo, aunque sea el criterio del Partido de la Liberación Dominicana (PLD),

porque no dispone de elementos de prueba para poder socorrer la opinión, que

sucedió igual con los recursos que se conocieron a raíz de las elecciones para

disputarle a dos legisladores de ese partido las curules que habrían ganado en

el certamen electoral el pasado 5 de julio.


En tanto, Cury precisó que los independientes, por

desgracia, se cuentan con los dedos de una mano y probablemente sobre, ya que a

su entender muchos han utilizado esa chaqueta para acceder a posiciones de

poder o para ser beneficiados desde la administración pública.


“Eso a mi juicio no es censurable, pero es más reprochable

que manifestar abiertamente nuestras preferencias políticas o electorales. No

hay un solo periodista o comunicador que abierta o veladamente no esté aquí o

allá, pero no podemos por eso asegurar que no existan personas marginadas de la

política  que puedan ejercer con

idoneidad las funciones públicas en órganos autónomos con la JCE o la Cámara de

Cuentas”, agregó el destacado abogado.