Señaló que es necesario dar un seguimiento continuo a la nueva variante y procurar que todas las personas  tengan acceso a las pruebas.

Santo Domingo.- La presencia en el país de ómicron, obliga al Gobierno a realizar mayor cantidad de pruebas para detectar el covid-19, especialmente para determinar el nivel de contagio de la nueva variante y al mismo tiempo, poder estudiar su comportamiento.

Así lo considera Senén Caba, presidente del Colegio Médico Dominicano, al indicar que actualmente solo se realizan entre cuatro y ocho mil pruebas diarias, por lo que la positividad es baja. Sin embargo, explicó que esa cantidad de test  no desvela la realidad del coronavirus en el país.

“Se debe aumentar la cantidad de pruebas para conocer la realidad de la pandemia y estudiar la realidad de ómicron que actualmente es incierta. Aquí no sabemos que tanto está afectando, sabíamos que teníamos el Delta, que dominaba el escenario, pero no sabemos qué porcentaje de los afectados con el virus son por ómicron… Hay que hacer muchas pruebas, porque es una variante que ha demostrado que se propaga con una facilidad enorme”, sentenció Caba.

Criticó que “la gente esté pasando trabajo para hacerse las pruebas”, ya que los test para diagnosticar la enfermedad son muy costosos y las ARS y los laboratorios privados tienen la salud en sus manos y el gobierno no hace nada para evitar el abuso.

Al ser entrevistado en El Despertador, Caba aseguró que una prueba PCR está costando entre los 4,500 pesos y una de antígenos ronda por los 2,800, por lo que para un padre de familia o una ama de casa resulta difícil costearla.

“Las pruebas solo se le hacen a los que tienen seguro, son muy costosas y el Estado ha hecho muy poco para que eso baje de precio”, manifestó Caba.

Señaló que es necesario dar un seguimiento continuo a la nueva variante y procurar que todas las personas  tengan acceso a las pruebas.