Diputados de otras organizaciones políticas dicen que las supuestas acciones cometidas por el exprocurador no les sorprende y que además eran de dominio público.

SANTO DOMINGO.- La serie de irregularidades en el expediente acusatorio de la Operación Medusa, que revela cómo desde hace 10 años en el CEI-RD y más tarde desde la Procuraduría General de la República, Jean Alain Rodríguez, comenzó a desviar fondos públicos para apoyar la campaña política del PLD, no es más que un show mediático del órgano persecutor, según diputados del partido morado.

En el Congreso Nacional, legisladores de distintas organizaciones dicen esperar que el Ministro Público cuente con un expediente sólido para llevar a la justicia a los responsables de desfalcar el Estado.

Legisladores del partido opositor PLD llamaron al Ministerio Público a presentar ante el tribunal las pruebas que dice tener y que sustenta la acusación de que la Procuraduría General desvió fondos institucionales para actividades políticas de Gonzalo Castillo, tanto en su faceta de precandidato como de posterior candidato presidencial por el partido morado.

Mientras que diputados de otras organizaciones políticas dicen que las supuestas acciones cometidas por el exprocurador no les sorprende y que además eran de dominio público.

Según el expediente una de las maniobras que se hacían para mantener activo el movimiento político Renovación consistía en captar y mantener a una gran cantidad del personal contratado por la institución, para hacer trabajos políticos a nivel nacional, auspiciados por el acusado Jean Alain Rodríguez, utilizando como plataforma la Procuraduría General, desde donde se dispusieron las asignaciones de flotas y minutos, pago de taxis y suministros de alimentos a dicho personal, pagados con los fondos propios de la institución.

De acuerdo al Ministerio Público, Rafael Canó, quien en ese entonces era el jefe operativo del moviemiento político, se ha convertido en uno de los principales testigos del caso.