A fin enfrentar los hechos delincuenciales, congresistas insisten en la necesidad de en los barrios haya una constante policía preventiva y que se acelere la tan anhelada reforma policial.

SANTO DOMINGO- A raíz de las declaraciones del Ministro de Interior y Policía, Jesús Vásquez, quien se desligó de posibles soluciones a los hechos de violencia que han tensado a la comunidad de Villa Mella, dejando esa responsabilidad en manos de la Policía, legisladores de distintos partidos incluyendo el propio oficialismo, cuestionaron esos pronunciamientos.

La oposición solicitó al presidente Abinader la inmediata destitución del funcionario.

En medio de la violencia criminal que puso en vilo a los moradores de Villa Mella, la reacción del ministro de Interior y Policía, cayó como un balde de agua fría para quienes están llamados a legislar a favor de la ciudadania.

A fin enfrentar los hechos delincuenciales, congresistas insisten en la necesidad de en los barrios haya una constante policía preventiva y que se acelere la tan anhelada reforma policial.

Luego de los hechos violentos que se produjeron en Villa Mella y que dejaron un saldo de tres muertes y cinco heridos los centros de estudios y los establecimientos comerciales cerraron sus puertas aunque el dinamismo se está volviendo a recuperar.

Otro aspecto del que también se quejaron en el Congreso es que hasta el momento los miembros de la comisión de interior y policía de la cámara de diputados no han recibido del Poder Ejecutivo el informe final de la tan esperada reforma policial.