El fiscal fue removido del cargo y suspendido en sus funciones, luego de ser señalado por entrar al despacho del procurador Pedro Amador.

SANTO DOMINGO.- Las revelaciones de que el destituido inspector general del Ministerio Público, Juan Medina de los Santos, hurgó de manera clandestina y nocturno en archivos de la Procuraduría General de la República, abre la posibilidad a una investigación sobre probable tráfico de influencias, información y contubernio en algunos de los sonados casos de corrupción, así lo consideran legisladores de distintos partidos políticos.

En ese sentido los legisladores dijeron que la suspensión en estos momentos del inspector general de la PGR llama la atención por lo que le sugirieron al destituido explicar públicamente la situación.

El fiscal fue removido del cargo y suspendido en sus funciones, luego de ser señalado por entrar al despacho del procurador adjunto Pedro Amador y revisar expedientes sin consultarlo.

Medina de los Santos se había visto envuelto en un enfrentamiento con la fiscal del Distrito Nacional, Rosalba Ramos, quien el pasado año, lo acusó de hostigamiento cuando éste investigaba el caso del narcotraficante César Emilio Peralta (César el Abusador).