Cositorto está acusado de estafar a varias personas a través del esquema Ponzi o piramidal.

SANTO DOMINGO.- El jefe del conglomerado Generación Zoe, Leonardo Cositorto, tiene previsto llegar este lunes a Argentina, tras ser detenido en el país la semana pasada, para responder ante la justicia de la provincia de Córdoba por los delitos de asociación ilícita y estafa,sustentado por al menos 36 denunciantes.

La división de investigación federal de fugitivos y extradiciones de Interpol Argentina de la Policía Federal tiene como responsabilidad viajar junto a Cositorto para arribar a medianoche al aeropuerto internacional de Ezeiza en un vuelo de la aerolínea Avianca, según la información suministrada por el medio Infobae.

Después de dos meses de búsqueda, miembros de la referida brigada dieron con el paradero de Cositorto, quien se encontraba en un complejo turístico de República Dominicana, a donde ingresó de manera clandestina y durante su estadía en el país empleó un dispositivo VPN para ocultar su dirección real, mientras seguía transmitiendo sus videos en vivo.

Se espera que Cositorto permanezca en una celda de la Policía Federal Argentina para ser llevado a declarar en Villa María, probablemente el martes.

En Córdoba está detenido su número dos, “Max” Batista, que llegó al país dos semanas atrás desde Barcelona para entregarse a la Justicia, luego que allanaran la casa de su hija y se le incautara un Mercedes Benz negro, pero se negó a declarar al no poder estudiar la causa en profundidad y negó los cargos en su contra.

Uno de los contadores de la firma, Norman Próspero, también sigue bajo arresto y aseguró que registró acreditaciones de dinero en dos firmas del conglomerado, Generación Zoe SA y Zoe Empowerment, por más de 400 millones de pesos y 800 mil dólares entre junio y noviembre.

El ex juez y fiscal federal, Héctor Luis Yrimia, quien se sospecha fungía como el "director legal" del entramado, todavía se encuentra prófugo.

El caso suma 19 detenidos: entre los arrestados se encuentran Claudio Álvarez, coach ontológico y jefe de la oficina local, al que le incautaron dos BMW, y su madre Silvia Fermani, también involucrada.

Cositorto no solo se enfrentará al juicio que se llevará a cabo en Villa María, sino que el Juzgado Federal Número Cuatro lo investiga por presunto lavado de dinero, en una causa en donde ya se realizaron allanamientos e inspecciones para incautar documentos.

De acuerdo con la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) Cositorto, que se define como un coach ontológico,y sus socios hicieron creer falsamente a sus supuestas víctimas que “al realizar un depósito de dinero que se instrumentaba a través de simples recibos, los imputados se encontraban en condiciones de pagar por lo menos un interés de un 7.5% mensual en dólares”.

No obstante, el grupo no contaba con el dinero suficiente para responder al pago de este interés, por lo que dejaron de asistir a las oficinas de Generación Zoe, que fue cerrada en febrero de 2022, y se no hablaban con sus presuntas víctimas, según la Interpol.