“Los detenidos hacían a las chicas consumir droga para poder someterlas más fácilmente”, detallan fuentes policiales.

España.- Fueron arrestadas 37 personas pertenecientes a una banda, la mayoría de origen dominicano, que se dedicaba a la agresión sexual y prostitución de menores, tenencia de pornografía infantil y detención ilegal en una comunidad de Madrid.

De los implicados, tres son mujeres, una de ellas era la que mantenía retenida a una chica secuestrada en Usera que logró escapar para pedir ayuda. La mayoría son de origen dominicano y las menores son españolas, a excepción de una rumana y otra dominicana, informan fuentes policiales.

La joven que escapó pasó tres días sin poder salir de una de estas viviendas y su testimonio fue “fundamental” para apuntalar las investigaciones de la Policía.  Otras fueron forzadas a mantener relaciones en un sótano sin ventilación de una peluquería de la calle del Monte Igueldo, en Puente de Vallecas.

Allí, los agentes encontraron dos de los sillones típicos de las peluquerías de color ocre cubiertos por sábanas moradas y una cámara fotográfica que ahora investigan por si pudiera contener material pornográfico de las víctimas.

Los investigadores pudieron constatar que los cabecillas de la red agredieron sexualmente a las niñas. Uno de ellos llegó a pedir personalmente un coche con conductor para trasladar a una de ellas de uno de los narcopisos al lugar en el que se encontraba él, y allí la violó junto con otros adultos.

“Los detenidos hacían a las chicas consumir droga para poder someterlas más fácilmente”, detallan fuentes policiales.

Las menores explicaron que los ahora detenidos contactaban con ellas a través de redes sociales y, mediante promesas de ganar dinero, las convencían para encargarse de vender droga. En estos intercambios, la red aprovechaba para ofrecer también mantener relaciones sexuales con las menores a los clientes.

Estas violaciones sucedían en zulos, en el polígono Marconi, conocido por ser una zona habitual de prostitución, y en narcopisos.