De acuerdo a Ramos, el Ministerio Público le garantiza tanto su integridad física como el debido proceso en el caso Rosario, quienes alegan haberle entregado millones de pesos para la gestión de la supuesta herencia que reclaman.

SANTO DOMINGO.- Este domingo la procuradora del Distrito Nacional, Rosalba Ramos, exhortó este domingo al abogado Johnny Portorreal a entregarse a las autoridades para que responda por 283 querellas por estafa que le han radicado miembros de la familia Rosario.

“La Fiscalía del Distrito Nacional hace un llamado a Johnny Portorreal y demás denunciados en el caso de la familia Rosario, a entregarse con la seguridad de que están garantizados su integridad física y el debido proceso, como actuamos frente a todos los ciudadanos”, dijo a través de su cuenta de Twitter.

De acuerdo a Ramos, el Ministerio Público le garantiza tanto su integridad física como el debido proceso en el caso Rosario, quienes alegan haberle entregado millones de pesos para la gestión de la supuesta herencia que reclaman.

“Contra el abogado Portorreal y los demás denunciados existen 283 querellas por estafa a los miembros de la familia Rosario, y el MP está en el deber de procesarlas. La mejor vía que tiene el señor Portorreal de rebatir dichas imputaciones es ante el MP”, agrega.

La magistrada Ramos señaló que el abogado y los demás imputados en el caso pueden buscar la vía que entiendan más adecuada para ponerse a disposición de la justicia.

Indicó que la orden de arresto que pesa contra Portorreal se emitió ante la actitud del abogado de no obtemperar a las citaciones que se cursaron con él y otras cuatro personas también señaladas por la familia Rosario.

Resaltó que la Fiscalía ha cumplido con el deber de investigar los casos que le llegan y que se comprueba tienen méritos para ser judicializados.

El abogado Portorreal, el principal imputado de supuestamente estafar los denunciantes, dijo a través de un representante que no se ha entregado a las autoridades porque presuntamente se han vulnerado sus derechos.

El Ministerio Público ha presentado una acusación contra Portorreal, Hilario Amparo, Miguel de Oleo Montero y Miguelina Gómez Santana, a quienes imputa captar clientes y supuestos herederos de la familia Rosario, a quienes aseguraban ser dueños de una presunta herencia estimada en miles de millones de euros, que habrían sido depositados en bancos dominicanos.

La Fiscalía del Distrito Nacional acusa al grupo de estafa y lavado de activos.