El director de la Policía Nacional debe acudir al Congreso para ser interpelado por este y otros casos que han consternado a la población por los excesos en las acciones de los agentes de la institución, entiende Silva.

SANTO DOMINGO.- El caso de David de los Santos se hubiera evitado si en vez de llamar a la Policía Nacional se hubiera involucrado al servicio de emergencia 9-1-1, según las conclusiones del Senador de La Romana, Iván Lorenzo, quien es médico de profesión y analizaba el caso desde la ciencia en un medio de comunicación nacional.

Al ser entrevistado en El Despertador, Silva reiteró que De los Santos, según sus impresiones, presentaba un trastorno psiquiátrico y estaba fuera de control y lo que necesitaba era una ayuda médica, pero debido a su tamaño y corpulencia "pareció amenazante e intimidó mucho", lo que pudo influir en que se comunicaran con el cuerpo del orden y no con un hospital.

"No tenía ninguna arma, no hizo nada malo", lo penoso es que "nadie haya visto que no era una amenaza, sino que era una persona un poco trastornada y que era necesario llevarlo a un hospital", reflexionó el galeno que ocupa la curul de La Romana en la Cámara Alta.

Al ser cuestionado sobre si el director de la Policía Nacional debe acudir al Congreso para ser interpelado por este y otros casos que han consternado a la población por los excesos en las acciones de los agentes de la institución, el legislador entiende que debe ir y reponder.

Ante cualquier nomalía que pueda exitir en cualquier ministerio o dirección del Gobierno, el titular o encargado debe ir al Senado o a la Cámara de Diputados, "cuál es el miedo, no veo porque haya que negarse", respondió Silva al ser cuestionado sobre las interpelaciones a funcionarios en el Congreso.