El día del asesinato de Moise, el pasado miércoles, República Dominicana cerró su frontera con Haití.

SANTO DOMINGO.- La comunidad haitiana en República Dominicana solicitó este viernes a las autoridades del país que cesen las deportaciones de haitianos debido a la crisis abierta por el asesinato del presidente Jovenel Moise.

"Ante la crisis post Moise en Haití, apelando a la solidaridad de la sociedad dominicana, el colectivo #HaitianosRD solicita a las autoridades dominicanas suspender todo proceso de interdicción migratoria o cualquier actividad de deportación o expulsión de integrantes de nuestra comunidad", dice un comunicado remitido a Efe.

Cada año las autoridades dominicanas deportan al país vecino a miles de inmigrantes irregulares procedentes de Haití, que constituyen la mayor comunidad de inmigrantes en el país.

En un comunicado, el colectivo de haitianos también señaló a las autoridades dominicanas que "se debe atender a las solicitudes de refugio y asilo" que se produzcan, "considerando los acuerdos internacionales firmados por la República Dominicana en materia de derechos humanos y derecho al refugio".

En República Dominicana, las tasas de rechazo de solicitudes de asilo o de refugio se acercan al 100 %, según cálculos de organismos de derechos humanos.

En un comunicado, los haitianos también condenaron el asesinato de Moise y pidieron una investigación independiente, "para evitar que se contamine el proceso de investigación por los intereses de sectores políticos del país".

"Se sospecha de participación de sectores dentro del propio régimen en este crimen y teniendo en cuenta que salió a relucir la disputa de poder entre el primer ministro interino (Claude Joseph) y el primer ministro recién designado horas antes del asesinato del expresidente Moise (Ariel Henry)", dice el comunicado.

Asimismo, demandaron que se garantice la celebración de un proceso electoral "limpio", previsto para el próximo 26 de septiembre, para que se elija a un nuevo Gobierno.

El día del asesinato de Moise, el pasado miércoles, República Dominicana cerró su frontera con Haití, suspendió los vuelos con el país vecino y envió refuerzos militares a los principales pasos fronterizos.