Económicamente, la única carga para Fenabanca era el pago anual de 10,000 pesos a la Lotería para la realización de los sorteos que hasta hace poco eran hasta 14  por semana.

SANTO DOMINGO.- Los contratos que la Lotería Nacional anunció cancelaría con la Federación Nacional de Bancas (Fenabanca), empezaron en el 2000 y se renovaban de forma automática cada cinco años, con obligaciones que en su mayoría comprometían a la institución pública.

Estos “acuerdos”, a los que tuvo acceso Noticias SIN, imponen a Lotería la celebración de sorteos diarios, la creación de departamentos y procedimientos para el funcionamiento de las empresas de banca asociadas a Fenabanca, todo esto bajo responsabilidad y financiamiento de la institución.

Económicamente, la única carga para Fenabanca era el pago anual de 10,000 pesos a la Lotería para la realización de los sorteos que hasta hace poco eran hasta 14  por semana.

El primer contrato lo firmaron el 22 de febrero del 2000, en ese entonces el administrador de la Lotería era Aristipo Vidal y Fenabanca era presidida por José Manuel Melo Ortíz.

En contrato inicial la Lotería se comprometía a "crear y mantener un sorteo diario de lotería durante los siete (7) días de la semana y por un periodo no menor de cinco (5) años”.

Para financiar estos sorteos, la Lotería “fijará el pago de una tarifa anual por parte de las bancas de lotería con el objetivo de sufragar los costos a incurrir en la realización de los sorteos". Ese monto era de de 10,000 pesos anuales como cuota a pagar Fenabanca a la Lotería por la "operación y comercialización de la lotería diaria".

El artículo cuarto establecía ese primer contrato que el acuerdo tendría un duración de cinco años y que "cada año se realizarán revisiones en el monto a pagar por concepto de la operación de las bancas de lotería, no pudiendo la primera parte (Lotería Nacional) en caso de aumento de la tarifa a pagar, superar el veinte (20) por ciento del monto original".

Creación de departamentos

En su artículo sexto el acuerdo establece que la Lotería Nacional creará un Departamento de Bancas, que "recibirá las solicitudes de franquicias, canalizará los contratos a intervenir y emitirá los certificados de contrato y en los reglamentos aprobados por ambas partes".

Para que este departamento cumpliera con su rol de inspeccionar que las bancas en operación estuvieran debidamente registradas, el acuerdo obligaba a la Lotería a "designar en cada provincia del país los inspectores necesarios y suficientes para la inspección y supervisión de estas bancas".

El segundo contrato fue firmado el 19 de diciembre 2005, cuando la Lotería la administraba Ramón Rivas Cordero y los banqueros eran representados por Leoncio Alcántara Gómez.

En este se establecía la distancia mínima de 400 metros lineales entre las bancas de lotería para el Gran Santo Domingo.

En su  artículo sexto es este contrato establece que el contrato"se prorrogará automáticamente, si en un plazo de 120 días anteriores al término del mismo, ninguna de las partes lo denunciara por vía escrita, expresando la intención de rescindirlo de manera expresa".

Este jueves Noticias SIN reveló la carta con la que el actual director de la Lotería, Teófilo “Quico” Tabar, comunicaba a  Fenabanca a través de su presidente Rubén Jiménez su decisión de acabar con el contrato.

En la carta Tabar expresa que"en virtud de que no existe ningún Poder Ejecutivo Especial autorizando a los administradores de la Lotería Nacional a suscribir contratos con Fenabanca, tando en febrero del año 2000 como en diciembre del año 2005, y en virtual de que la Lotería Nacional no posee ninguna vinculación Fenabanca que no sea la realización y transmisión de los sorteos, estamos dando por terminada la relación contractual".

De esta manera el recién nombrado director de la Lotería anunció la decisión de"suspender la realización y transmisión de los sorteos diarios que se han venido realizando en función de dichos acuerdos".

De su lado Fenabanca dijo a Noticias SIN que tratará la situación por la vía amistosa y que de no llegar a un acuerdo recurrirán por la vía legal.

Jiménez atribuyó esta decisión a “una confusión sobre lo que es el papel de la Lotería Nacional frente a los dueños de banca de lotería”.

“Es imposible que la materia prima de las bancas de lotería, que es el sorteo de la Lotería Nacional, eso se le quite, no hay forma (…) eso es como que tú me des un plato de comida, me lo cobres y después no me lo des”, dijo tras asegurar que cada banca paga un impuesto por esos sorteos.

“Nosotros pagamos impuesto por esos sorteos (…) pagamos alrededor de 5,000 pesos mensuales por banca, por la realización de ese sorteo, 30,250 (bancas)”, aseguró.

“Vamos a realizar las acciones legales pertinentes para que se mantenga el sorteo de la Lotería Nacional, que es la materia prima de las bancas de lotería”, concluyó Jiménez.