Explicó que la saludó dos veces cuando entró a la Lotería y la otra cuando se destapó el supuesto entramado

SANTO DOMINGO.- Valentina Rosario, la presentadora del cuestionado sorteo de la Lotería Nacional admitió el ilícito y confesó con detalle ante la Procuraduría General que personas vinculadas al suspendido director Luis Dicent, le ofrecieron dos millones de pesos para participar en el fraude del primero de mayo, de los cuales sólo recibió 22 mil.

La misma narró todos los detalles del fraude en los interrogatorios ante el Ministerio Público, a los que tuvo acceso Noticias SIN.

Ante estas declaraciones, el suspendido director de la institución dijo a Noticias SIN que solo saludó a Rosario dos veces o tres en lo que llevaba en la administración de la institución.

“Quién sabía, pero yo te digo algo, si ella dice eso, la historia lo va demostrar, con esa joven para que usted sepa, por un tema hasta de cuidado con el tema de mujeres y lo que se decía ahí, en esos salones y toda esas cosas, yo particularmente creo que la saludé, dos veces o tres”, dijo.

Explicó que la saludó dos veces cuando entró a la Lotería y la otra cuando se destapó el supuesto entramado.

“La salude dos veces cuando entré a la Lotería y una vez ahora cuando pasó lo que pasó, que yo particularmente quería verle la cara, donde ella me lloró a mí y me dijo a mí que ella no tenía nada que ver con eso, y yo le dije claramente, mira si tu no tiene nada que ver con eso, la justicia demostrará los casos, pero ahora me estoy acabando de desayunar”.

Dijo que Dios pasará balance sobre la situación y que él no saldrá corriendo a ningún lado para enfrentar lo que tenga que enfrentar.

“Yo lo que puedo decir, Dios pasará balanza, yo estoy aquí, no voy a salir corriendo para ningún lado, no tengo porque hacerlo y me gustaría cuando ella me vea la cara que me lo diga el por qué, yo ni mal la trate nunca, ni siquiera razones le di para hacer eso”.

El suspendido administrador expresó que “yo voy a enfrentar lo que tenga que enfrentar, porque mis hijos no se van avergonzar de mí nunca”.