SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La madre de Rosaura Almonte, Esperancita, fallecida en el 2012 cuando padecía de una leucemia y se encontraba embarazada de pocas semanas, dijo hoy que el Estado le dio la espalda, ya que  por el actual Código Penal, el embarazo de su hija no pudo ser interrumpido y por tal razón no pudo ser tratada.

Rosa Hernández instó a los legisladores dominicanos a despenalizar el aborto para que más mujeres dominicanas no sigan muriendo.

“Le paso a mi hija, me paso a mi, pero a cualquier mujer le puede pasar. Al Congreso que no se detengan, que ellos tienen familias”, dijo Hernández.

La Colectiva Mujer y Salud realizó un homenaje al conmemorarse el cuarto año del fallecimiento de la joven de 16 años.