Las madres dominicanas esperaban con ansias este último domingo de mayo, a fin de celebrarlo sin prohibiciones

SANTO DOMINGO.- La celebración por el Día de las Madres, de manera presencial después de dos años por la pandemia, comenzó desde temprano en el Gran Santo Domingo, con desayunos especiales, música y los preparativos que incluyeron visitas de último minuto al salón de belleza.

Desde hace 14 años Francia Abreu se desempeña como profesora y además de atender a sus dos hijas, se encarga de su madre de 79 años que es diabética y no vidente.

Explica que junto a su esposo, un sastre, ha logrado echar a su familia hacia adelante.

Como Abreu, muchas madres de familias se alistaron desde temprano, sin embargo otras indicaron que por el trabajo y los quehaceres del hogar no lograron arreglarse, por lo que tuvieron que acudir a la peluquería en último momento y con el tiempo encima

Para muchas madres del Gran Santo Domingo, el Día de las Madres no las exoneró de cumplir sus jornadas laborales antes de ser agasajadas por sus hijos fuera del hogar, en espacios de ocio y entretenimiento.

Tras dos años de restricciones por la pandemia, las madres dominicanas esperaban con ansias este último domingo de mayo, a fin de celebrarlo sin prohibiciones junto a sus seres queridos.