La manifestación denominada “Marcha por la Vida y Dignidad de las Niñas y Mujeres” se inició pasada las 10 de la mañana en la intersección de las avenidas México y Máximo Gómez. Aunque los asistentes portaban mascarillas no guardaron el distanciamiento físico para evitar contagios del coronavirus.

SANTO DOMINGO.- Tras más de 70 días instaladas en una carpa frente al Palacio Nacional para exigir la despenalización del aborto en tres circunstancias excepcionales, las activistas anunciaron este domingo con una marcha la conclusión de su campamento, pero advirtieron continuarán sus reclamos.

A ritmo de tambores y cantos, los manifestantes marcharon con pancartas y vociferaban consignas en reclamo de la inclusión en la reforma del Código Penal de las tres causales para despenalizar la interrupción el embarazo cuando:

Cuando peligre la vida de la madre

El embrión sea inviable para la vida

Cuando el embarazo sea fruto de violación o incesto.

La manifestación denominada “Marcha por la Vida y Dignidad de las Niñas y Mujeres” se inició pasada las 10 de la mañana en la intersección de las avenidas México y Máximo Gómez. Aunque los asistentes portaban mascarillas no guardaron el distanciamiento físico para evitar contagios del coronavirus.

La primera parada se realizó frente al Palacio Presidencial, donde anunciaron el levantamiento del campamento. También exigieron al Presidente Abinader impulsar un Código Penal que incluya las denominadas, con las que él ha dicho que está de acuerdo.

Reiteraron que los legisladores tienen el deber de proteger los derechos fundamentales.

También consideran que gran parte de la población está a favor de las tres causales.

En la actividad no faltaron niños y adultos mayores, que acudieron acompañados de sus mascotas, así como personas con capacidades especiales. Todos desafiaron el sol, las aglomeraciones y tras su paso por el Palacio Nacional continuaron hasta el Parque Independencia.

Previo al cierre, los asistentes disfrutaron de presentaciones artísticas y lanzaron un humo con el color verde distintivo de las manifestaciones a favor de las tres causales.