Tortuga carey (fuente externa)

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-  Todos los fines de semana, la zona de Güibia recibe numerosos visitantes de la ciudad capital en busca de esparcimiento. Pero la noche del viernes 30 de agosto recibió a un visitante poco usual: la tortuga carey (Eretmochelysimbricata) bautizada como “Güiby”, por su fidelidad de poner sus huevos en la playa de Güibia cada año.

“Güiby” fue reportada por varios ciudadanos presentes en el área, incluyendo uno que confiesa haberse espantado por su gran tamaño cuando la vio. Por suerte, hicieron contacto con el Ministerio de Medio Ambiente, cuyo personal acudió para trasladar los huevos a un lugar seguro, dada la alta probabilidad de que el nido fuera saqueado.

Lamentablemente, los huevos de carey en República Dominicana gozan de una fama inmerecida de ser “potentes afrodisíacos”, algo que se ha comprobado ser una sugestión mental y no algo real. Esta falsa creencia ha provocado casi la extinción de las poblaciones de Carey en las costas anidantes.

Los huevos del nido de “Güiby” fueron trasladados por expertos del Ministerio, Grupo Jaragua e INTEC, y llevados a las instalaciones del Acuario Nacional para su incubación.

Entre las personas que reportaron la presencia del nido y avisaron a los biólogos están los hermanos Miguel y Claudio Martínez Frías, el Primer Teniente (P.N) Ramírez Morillo Morillo y el Sargento Franklin Chalas.

“Güiby”, que ya había regresado al mar cuando llegaron los biólogos, dejó 215 huevos. Los técnicos sugieren que la carey podría tener más de 40 años de edad, por lo que Güiby es un patrimonio de la ciudad de Santo Domingo que merece ser preservado. Este tipo de especie, curiosamente, retorna a poner sus huevos en el lugar donde nacieron.