SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El Índice de Confianza Industrial creció ligeramente en el último trimestre del pasado año, al pasar de 48.4 puntos a 50.7, mientras que el Índice de Clima Empresarial siguió ubicándose por debajo de 50 puntos, pese a que pasó de 47.6 a 49.4, informó Ligia Bonetti de Valiente, presidente de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD).

Bonetti de Valiente señaló que el fomento de una cultura exportadora sigue siendo una tarea permanente, tanto de la Asociación de Industrias como del Gobierno, ya que dos terceras partes de las industrias encuestadas apenas exportan un 20% o menos de su producción.

Los datos ofrecidos por Bonetti de Valiente corresponden a la 2da Encuesta de Coyuntura Industrial, hecha por la AIRD y que refleja la percepción del sector a partir de los datos del último trimestre del 2011.

Explicó que el margen operacional de las empresas se mantiene negativo, aunque mejoró ligeramente, ya que indica un saldo de opinión de los empresarios para el cuarto trimestre de 2011 de -31.7 puntos, mejorando en 3.1 puntos con respecto al tercer trimestre de ese mismo año.

En este sentido, el 44.4% de los encuestados manifestó que el margen de operación fue malo y solo un 12.7% lo calificó de bueno. El sostenido aumento de los precios de los insumos de origen nacional e importado muy por encima de los precios de venta pudiera estar incidiendo en el saldo negativo del margen operacional.

En cuanto a restricciones para la producción, la más importante para los empresarios consultados lo constituye en la actualidad el incremento del precio de los combustibles, ya que el 77.8% lo señaló como un factor negativo, seguido por el incremento del costo de materias primas con 76.2%, luego por el incremento del costo de suministro de energía eléctrica con 68.3%, después por el bajo nivel de actividad económica interna con 66.7%, el poco poder adquisitivo del consumidor con 63.5% y el incremento de la competencia de importaciones con 60.3%.

Elementos de oportunidad

Bonetti de Valiente indicó que, “a pesar de las dificultades, de los balances que no son todavía francamente positivos, de las múltiples trabas con la que tropieza la producción de bienes en el país, el sector industrial está convencido de que tenemos grandes oportunidades de convertirnos en estandartes del desarrollo económico y social del país”.

Dijo que para que estos y otros elementos críticos se conviertan en oportunidades “se requiere que el sector privado y el sector público vean las exportaciones, la generación de empleo de cada vez mayor valor agregado, el incremento de los niveles educativos, la recuperación de niveles de seguridad adecuados en la sociedad… como un esfuerzo conjunto”.

Refiriéndose a la coyuntura electoral, aseguró que todos los dominicanos anhelan preservar la democracia, pero que l mejor garantía de una democracia sólida “se sustenta en la capacidad de los sectores productivos de la sociedad de generar suficientemente empleos dignos, como para garantizar bienestar social y desarrollo económico sostenible., y el sector industrial es clave en una estrategia de este tipo”