El motivo de que su progenitora la botara de la casa fue un novio que "a ella no le gustaba".

SANTO DOMINGO.- El relato de la menor que supuestamente fue abusada sexualmente por el cantante urbano Rochy RD, traslada a quienes leen las lineas de la solicitud de medida de coerción a un ambiente familiar donde aparentemente abunda la falta de comunicación,  un escaso amor y el maltrato tanto físico como psicológico.

Las palabras de la adolescente de 16 años, a quien el Ministerio Público solo señala como CM, relatan que no tiene más de una semana viviendo con su madre junto a sus hermanas de 13 y 10 años, mientras su padre se encuentra preso desde que ella nació. Pese a esto, la información deja ver que la relación con su padre es más sana que con su madre, "hemos hablado porque he ido a verlo", dice la adolescente.

El motivo de que su progenitora la botara de la casa fue un novio que "a ella no le gustaba", lo que dio pie a que se mudara con esa persona a quien identifica como Frankeli Candelier, con quien solo duró dos meses viviendo bajo el mismo techo, el cual compartían junto a la madre y hermana de este.

"Yo duré dos meses viviendo con él y terminamos hace dos meses, mi mamá me había botado de la casa porque ella no quería que esté con él, ella no quería que yo tenga novio", relata.

"Mi mamá nunca quiso esa relación, por eso me botó de la casa. Ella decía que yo no podía tener novio y yo le decía que eso no es nada. Cuando ella me botó que duré dos meses fuera de la casa ella nunca me buscó ni nada", dijo la menor.

En ese sentido, la joven afirma que antes de volver a la casa de su madre no hace más de una semana, estuvo viviendo en la casa de una "amiguita" identificada como Yendry, "quien vive con otra amiga que vive con su mamá".