Entiende que es un paso de avance en el camino correcto.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- William Sharpentier, coordinador de la Mesa Nacional para las Migraciones y Refugiados, aseguró que el decreto del pasado 16 de julio es apenas una parte de la deuda social del Gobierno con miles de personas de descendencia haitiana que fueron despojados de su nacionalidad tras la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional.



Entiende que es un paso de avance en el camino correcto.




Siete años después de la controvertida sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional, menos del 10 por ciento de los más de ocho mil descendientes de inmigrantes haitianos que se acogieron a la ley 169-14 luego de ser desnacionalziados, recuperaron la nacionalidad mediante el decreto presidencial que permaneció oculto durante tres semanas, mientras un número no identificado de descendientes de extranjeros que nunca tuvo documentos de identidad sigue en el limbo.