Acosta cuestionó el precio que hay que pagar para soportar que jueguen con la integridad y con la dignidad de la gente de trabajo.

SANTO DOMINGO.- "Mi formación familiar y cristiana no me permiten expresar todo lo que siento aquí dentro". De esta forma, con la voz entrecortada y acompañado de lágrimas el  representante de la provincia Monseñor Nouel, inició su desahogo en la sesión del Senado este martes, refiriéndose a los comentarios que circularon este lunes referente a su presunta relación con una persona involucrada en la Operación Falcón.

Acosta cuestionó el precio que hay que pagar para soportar que jueguen con la integridad y con la dignidad de la gente de trabajo, al hacer énfasis en sus 30 años de carrera ininterrumpidos.

Agradeció a todos los senadores/as su manifestación de solidaridad al igual que la gente del pueblo dominicano.

Héctor Acosta terminó su exposición afirmando que "mientras tu sepas quien eres, no hay nada que demostrar".