José Ricardo Taveras

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El director general de Migración saludó hoy con "entusiasmo" el diálogo entre República Dominicana y Haití, que busca llegar a acuerdos en temas como migración, comercio, seguridad, salud y medioambiente.

José Ricardo Taveras Blanco dijo que esa es la mesa de la que nunca debemos levantarnos, "pues debemos ser impenitentes en la búsqueda de los caminos que ayuden a ser buenos condomines en La Hispaniola".

Dijo que las responsabilidades medioambientales son de por sí, solo para comenzar un gran reto para ambas naciones, sin menoscabo de todos los intereses de seguridad, comercio, migración, salud y otros tantos temas comunes.

José Ricardo Taveras sostuvo, en un comunicado, que para solucionar estos problemas deber estar siempre la mesa del diálogo armónico, franco y sinceros en la convicción de que no nos queda otro camino que ponernos de acuerdo.

El director general de Migración confió en que con este esfuerzo tan loable, se fortalezca el empoderamiento de la Comisión Mixta Bilateral, órgano que de haber funcionado, nos evitaría caer en el ámbito de las especulaciones que tanto daño hacen para el necesario entendimiento entre ambas naciones.

En la jornada del diálogo efectuada ayer en Jimaní, el Gobierno dominicano reiteró su compromiso de impulsar con transparencia, responsabilidad y firmeza las iniciativas en materia migratoria.

En ese sentido, se informó que se encuentran muy avanzados los trabajos preparativos para la implementación del "Plan Nacional de Regularización de Extranjeros en situación migratoria irregular", que estará vigente hasta el mes de mayo de 2015.

Se anunció, además, que para este mes de febrero se dará inicio a la campaña de información pública masiva para comenzar a formalizar las solicitudes de regularización.

Se estableció que por disposición de las leyes dominicanas ningún extranjero sin pasaporte o que no satisfaga los requisitos mínimos establecidos podrá beneficiarse del Plan Nacional de Regularización y que corresponde a los países de los que son nacionales los irregulares proporcionarles su documentación.