A su llegada a la sede de la Junta, el presidente de esta institución, Román Jáquez Liranzo, enfatizó que es necesario reformar la Ley 659 sobre los registros y las actas de defunciones.

SANTO DOMINGO.- Con el objetivo de fortalecer lo que “pudiesen ser debilidades” relacionadas con las notificaciones de las actas de defunciones, el ministro de Salud Pública y el presidente de la Junta Central Electoral se encuentran reunidos la mañana de este martes, tras el enfrentamiento desatado por los más de 8 mil 650 muertos de coronavirus que registra el órgano de comicios, el doble de los que notifica en sus boletines diario el Ministerio de Salud.

A su llegada a la sede de la Junta, el presidente de esta institución, Román Jáquez Liranzo, enfatizó que es necesario reformar la Ley 659 sobre los registros y las actas de defunciones.

Jáquez Liranzo dijo además que es propicio el momento para mejorar las relaciones interinstitucional, sobretodo con lo que tiene que ver con la interoperatividad.

“A los fines de que las informaciones que reciba la Junta Central Electoral que su función simplemente es registrar lo que es el formulario o certificado de fallecimiento este acorde a ciertos estándares que se pueden establecer a través de un acuerdo, esa es la línea de acción de esta conversación y es la postura de la Junta Central Electoral”

Al ser cuestionado sobre el llamado que hace el Colegio Médico de que el Gabinete de Salud cree una comisión para que analice cada uno de los expedientes de defunciones, Jáquez Liranzo, dijo hay datos de esos certificados de muerte que deben ser valorados en su justa dimensión, así como el caso de las actas de nacimientos.

“Porque hablamos de la intimidad de la persona, de su dignidad como ser humano que va más allá de la vida y trasciende la muerte, eso hay que valorarlo bien”

Sobre lo expresado por el Ministerio de Salud a través de un comunicado emitido el pasado sábado de que los alcaldes pedáneos tienen la potestad de llenar las actas de defunción cuando la muerte ocurre en una comunidad sin ningún tipo de conocimiento médico, el presidente de la Junta Central dijo que los fallecimientos que tiene registrado el órgano de comicios sobre esos casos son 659 de los 8 mil 659, por lo que es una cantidad mínima.

“En la propuesta de reforma planteamos que el alcalde pedáneo tenga que ir a un centro de salud y que lo pueda certificar Salud Pública porque real y efectivamente los alcaldes pedáneos no tienen las experticias científicas para determinar la muerte de alguien, claro que eso es una debilidad y es lo que hay que convertir en fortaleza”

La reunión que se lleva acabo en el despacho del presidente de la Junta Central Electoral, además de su presidente Román Jáquez Liranzo y el Ministro de Salud Pública, Daniel Rivera, participan el viceministro de Salud Colectiva, Eladio Pérez y el director de Epidemiología, Ronald Swekes.