BOGOTA.- El Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (Echo) llamó este viernes en Bogotá a que los donantes completen la ayuda financiera que prometieron para la reconstrucción de Haití en la conferencia de Nueva York, celebrada en marzo de 2010.

El llamamiento lo hizo el jefe de Echo para América Latina, el Caribe y Asia-Pacífico, Esko Kentrschynskyj, quien recordó, en una entrevista con Efe, que en aquella cita, dos meses después del terremoto que asoló Haití, "los donantes prometieron enormes sumas" que a duras penas van pagando.

La comunidad internacional comprometió entonces ayudas por 5.600 millones de dólares, de las que un año después y -según cifras de la ONU-, sólo se habían materializado un 63 %, lo que contribuye a ralentizar el proceso de recuperación del país, azotado también por una epidemia de cólera desde octubre de 2010.

El diplomático sueco hizo un balance de la situación en ese país caribeño y admitió que, aunque el cólera persiste, "se ha logrado tenerlo bajo control" a través de programas de potabilización de agua.

Y si bien medio millón de haitianos siguen acampados, se ha reducido la cifra, que llegó a 1,5 millones de refugiados.

"El reto en Haití siempre ha estado relacionado con la debilidad de las instituciones", comentó Kentrschynskyj antes de apostillar que el terremoto de 7 grados en la escala de Richter y el cólera agravaron la situación y potenciaron las necesidades básicas de desarrollo que ya tenía.

Y a su juicio, la ayuda humanitaria enfocada a la construcción de infraestructura debería tener más en cuenta que la gran asignatura pendiente en Haití es prestar "servicios básicos" a toda la población.

Desde la tragedia humanitaria derivada del terremoto de 2010, Echo ha destinado 120 millones de euros (unos 827,1 millones de dólares) en ayudas a Haití, de los que 33 millones (unos 24,4 millones de dólares) hicieron parte del aporte del organismo durante 2011, apuntó el diplomático.

A pesar de la crisis que atraviesa Europa, Kentrschynskyj consideró que el presupuesto total, que en 2011 fue de 1.118 millones de euros (unos 827,10 millones de dólares), "se va a mantener" en esa línea, aunque las necesidades que debe cubrir la ayuda humanitaria de la CE son cada vez mayores como consecuencia de los desastres climatológicos no previstos.

Precisamente en Colombia, donde el funcionario europeo se encuentra de visita, "se han visto incrementados los desastres naturales masivos", lo que exigió destinar en 2010 un total de 2,6 millones de euros (1,9 millones de dólares) a damnificados por las lluvias e implantar un programa de preparación ante desastres que previene "un impacto más dramático".

Mientras tanto, en ese año canalizó más de 10,3 millones de euros (unos 7,6 millones de dólares) a la población afectada por el conflicto armado interno, cuya situación actual discutió hoy en una reunión con el vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón.

"No veo que hasta ahora la situación en Colombia haya cambiado, los civiles siguen siendo víctimas", comentó el diplomático, quien, sin embargo, destacó los "esfuerzos por aportar soluciones" del Gobierno de este país, el único que todavía tiene en Suramérica un conflicto armado activo