El trágico hecho atribuido a una alegada confusión mantiene indignada a la saciedad y con mucha razón.

SANTO DOMINGO.-La coyuntura actual es apropiada para impulsar una reforma policial orgánica que sepulte las malas prácticas del cuerpo del orden. Víctor Bautista explica las razones en dos minutos.

La sangre de Eliza Muños y Joel Díaz la pareja de pastores evangélicos acribillados por una patrulla de los policías debería ser el punto de inflexión para transformar el denominado cuerpo del orden.

El trágico hecho atribuido a una alegada confusión mantiene indignada a la saciedad y con mucha razón, el retiro de 350 oficiales este fin de semana se proyecta como una remoción histórica que se vincula con el ánimo de limpiar a esa institución.