El arzobispo metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, deploró las promesas incumplidas que tienen los más necesitados.

Por Gabriela Andújar


SANTO DOMINGO.- El arzobispo metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, deploró las promesas incumplidas con los más necesitados, al celebrarse este domingo la resurrección de Jesucristo.


A pesar de la pandemia, los feligreses acudieron masivamente a las misas oficiadas en los templos católicos, quienes aseguran que la mayoría de la población no ha respetado las restricciones impuestas por las autoridades para prevenir los contagios del COVID-19 en esta Semana Santa. 


" layout="responsive" width="480" height="270">

https://www.youtube.com/watch?v=x0Mi2S9-EZg


Así se expresó en la misa dominical  de resurrección monseñor Francisco Ozoria. Afirmó que creer en el Señor Jesucristo aproximarse con esperanza a los más necesitados.


Poco distanciamiento se observó en las distintas celebraciones de la Santa Misa, debido al alto flujo de personas que visitaron las iglesias de la capital.


Considerado como un día de fiesta por la resurrección de Jesucristo, los católicos no perdieron la oportunidad de celebrar este día, acudiendo a los templos en compañía de sus familiares.


La doctora Carmen Schulze, quien asistió a la Santa Misa, insiste que las medidas de prevención por parte del gobierno debieron ser más severas para así poder controlar la propagación del virus.


Al igual que la doctora Schulze, otros parroquianos consideran que solo los debidamente congregados tomaron estos días de asueto para el recogimiento y reflexión, pero que a los demás aún les falta conciencia sobre la gravedad de la crisis sanitaria.


Algunas personas que intentaron buscar un escape durante la Semana Mayor, describen el caos que encontraron en dichos lugares, por lo que decidieron devolverse a hogares.


Losfeligreses temen que debido a la desobediencia que ha cometido parte de la población durante este asueto, en las próximas semanas haya un incremento del COVID-19.