A los cinco miembros de la DNCD le impusieron esta vez una garantía económica de 40 mil pesos a cada uno así como presentación periódica. Todos tenían prisión preventiva en distintas cárceles.

Por Belly Molina

MONTECRISTI, República Dominicana.- Una población sorprendida e indignada ante la variación de la medida de coerción impuesta por el Juzgado Permanente de la Instrucción a los implicados en el escándalo de la peluquería de Villa Vásquez.

El juez designado César Darío Núñez Martínez, sustituye la medida de prisión preventiva a la ex fiscal Carmen Lisset Núñez Peña por prisión domiciliaria, bajo la supervisión del Ministerio Público y la Policía Nacional.

En tanto que en el caso de los exagentes de la DNCD, Víctor Ignacio Encarnación Cuevas, Juan de Dios Heredia Martínez, Adan Maurito Rodríguez Pichardo y Juan Antonio Arias Peguero, dispuso el pago de una garantía económica de RD$40 mil pesos cada uno, impedimento de salida del país y presentación periódica ante el despacho de la Procuraduría General de la Corte de Apelación de Montecristi.

El tribunal adoptó la decisión durante la audiencia para la revisión obligatoria de la medida cautelar, consistente en prisión preventiva, que le fue impuesta el pasado mes de agosto a solicitud del Ministerio Público.

A través de un comunicado de prensa, el Ministerio Público informó este miércoles que procederá a recurrir en apelación por no estar de acuerdo con la decisión de variar la medida de coerción, tras señalar que la prisión preventiva es la medida más idónea en este caso, ya que existe el peligro de fuga por la gravedad de los hechos y la cantidad de evidencias periciales, materiales, testimoniales y documentales obtenidas en su contra durante la investigación.