Durante la lectura de medida de coerción, expresó que no tiene ningún vínculo con los imputados en este proceso penal, y que lo han implicado porque es inquilino en apartamento propiedad de Adán Cáceres Silvestre, supuesto cabecilla del entramado.

SANTO DOMINGO.- “Por favor no le dañen la vida a un joven por simplemente ponerlo en este proceso”, estas fueron las palabras de Alejandro Montero Cruz, quien es uno de los acusado en Operación Coral, durante el conocimiento de medida de coerción.

Montero Cruz es acusado por el Ministerio Público por supuesto porte ilegal de armas. El implicado manifestó que es padre de familia, una persona que trabaja mucho, honesto y honrado.

Durante la lectura de medida de coerción, expresó que no tiene ningún vínculo con los imputados en este proceso penal, y que lo han implicado porque es inquilino en apartamento propiedad de Adán Cáceres Silvestre, supuesto cabecilla del entramado.

“Yo tengo casi tres años siendo inquilino de ese apartamento y nunca he tenido contacto con el señor Adán Cáceres de ninguna forma, en todo el proceso de alquiler todo mi contacto fue a través de la señora Onoris Soto quien está apoderada para el alquiler del inmueble”, expresó.

Le dijo a la jueza Kenya Romero, quien conoce la vista, que no quiere ser arrastrado a un proceso de tanta sensibilidad pública, que ha hecho, dijo, que su familia, honor, dignidad, y negocios están totalmente por el piso.

“Honorable, yo soy un joven que vengo de una familia con valores, con principios, donde nadie nunca he tenido ningún tipo de problemas con las autoridades”, dice Montero Cruz.

Agregó que “no tengo ningún tipo de problemas en presentarme en cualquier tipo de actos que este proceso conlleve,”, manifestó.

Más detalles en la Emisión Estelar con Alicia Ortega a las 10:00 de la noche por Color Visión y en nuestras redes sociales.