La imputada usó un nombre distinto al propio para evadir ser identificada, lo que demuestra la intención delictiva.

SANTO DOMINGO.- La Fiscalía del Distrito Nacional depositó la medida de coerción contra la persona que, de acuerdo a las investigaciones, es quien hizo el envío de brownies que intoxicaron a once de los que estaban presentes en el campamento donde permanecían los entes del movimiento por las 3 causales.

Llamó la atención el hecho de que la imputada remitió la caja con los brownies utilizando una identidad falsa con la finalidad de eludir sospechas.

La imputada usó un nombre distinto al propio para evadir ser identificada, lo que demuestra la intención delictiva.

El movimiento de las 3 causales no conoce a la persona imputada, no tiene relación con la misma, su nombre no ha sido divulgado esperando el resultado de las investigaciones.

“Queremos, sin embargo, quejarnos del manejo irregular que la Fiscalía del Distrito Nacional ha dado a este caso, convocándonos una vez detenida la imputada, a conversar y “escuchar la versión” de la misma. Una convocatoria totalmente irregular y que no se corresponde con el procedimiento común en estos casos”, expresan integrantes del movimiento.

Al leer la solicitud de medida de coerción depositada por la Fiscalía del Distrito Nacional, se aporta como elemento de prueba un “manuscrito feminista” alegadamente encontrado en la residencia de la imputada al momento del allanamiento.

“Un elemento de prueba que no tiene utilidad en una medida de coerción y que solo puede explicarse con un intento de relacionar a la victimaria con el movimiento de las 3 causales, intento que se ha hecho desde muchas esferas desde el primer momento de ocurrido el hecho”, agregarón.

Las víctimas, con el apoyo del Movimiento de las 3 causales, comparecerán a la medida de coerción que será conocida en las próximas horas y luego participará de manera activa a todo el proceso.

La imputada será presentada ante el juez de atención permanente para conocer la solicitud de medida de coerción, habiendo sido calificados sus hechos como violación a los artículos 317 del Código Penal, 156.3 de la ley nº 42-01 general de salud y 6 y 75 de la ley nº 50-88 sobre drogas y sustancias controladas, infracciones que conllevan penas de hasta 10 años de reclusión.