Luego de 15 años,  de carrera profesional en beisbol de grandes ligas, Octavio Dotel, ahora enfrenta la justicia, donde es cuestionado por su vinculación a una red de lavado de activos.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Según la solicitud de medida de coerción de 51 páginas, Dotel es uno de los principales colaboradores de la red, en el aspecto del lavado de activos.

Su condición de ex jugador de béisbol le permitía, según el Ministerio Público, “mover grandes sumas de capital sin levantar sospechas”, además “constituir empresas para servir de fachada a los negocios ilícitos” de la organización.

Como evidencia de la relación entre Dotel y Cesar el Abusador, fiscales aseguran tener “interceptaciones telefónicas” en la cuales puede ser escuchado “realizando negociaciones con otros de los miembros de la organización” criminal.

Uno de los audios, según las autoridades, es con “un tal Mascota pidiéndole un local” y proponiéndole “montar un  negocio de los que ellos saben” y ordenado que le mande “dos mil dolaritos”

Dotel alegadamente “finge realizar transacciones financieras por cuenta propia” para “disimular el origen ilícito del dinero obtenido del narcotraficante”

Junto al ex de grandes ligas Luis Castillo, alegadamente realizaron “inversiones en inmuebles de lujo, con técnicas comunes empleadas en el lavado de activos”, señalando como ejemplo la “venta simulada a través de un préstamo con garantía” de una villa.

El imputado José Bernabé Quiterio, alias Niño,  es señalado como el propietario de 13 centros nocturnos   “creadas a partir de ganancias ilícitas “ obtenidas  de la organización.

Bernabé Quiterio según las autoridades pretendió presentarse  como un “exitoso hombre de negocio” que “no tiene forma de justificar inversiones de este tipo”

Obispo Félix Lorenzo, alias Manuel, según la Fiscalía, “dirigía, coordinaba, administraba y controlaba la parte financiera” de los miembros de la Organización, contribuyendo a “mantener los registros contables y maquillar los estados financieros” de las empresas.

El cuarto detenido,  Roberto José Cáceres José, alias “Mameluco” es dueño de “empresas de distribución de bebidas alcohólicas” como “101 Bebidas C por A” y “Mameluco Suplidores” “que supuestamente  “sirven de fachada para el blanqueo de la ganancias” de la estructura.

Dicen contar con llamadas donde Cáceres “participa en conversaciones para la coordinación de la ejecución de negocio ilícitos”.

Por el caso el quinto detenido, Edwin Núñez, las autoridades dijeron depositarían la solicitud de medida de coerción por separado.